Nos prometieron vivir en el futuro. Pero no nos dijeron que había que construirlo. Para cuando estábamos convencidos, ya teníamos en nuestras manos los mismos útiles de siempre. Lo que estábamos haciendo era cambiar de sitio el presente.

Hasta que paramos y desde nuestro lugar, con el único argumento de nuestro origen y la sensación de que ni siquiera el cielo tiene límites, comenzamos a redescubrir el presente, dando sentido al futuro.

Descubrir. Imaginar. Plantear. Proponer.
Mirar hacia delante. Ser un pionero.
Crear otro futuro.

Continente y contenido forman un vínculo único, pero solo el pionero sabe transformar lo único en algo irrepetible. Y es en ese proceso cuando las verdaderas creaciones cobran vida.

Red Courtesy es una cerveza elegante y delicada, que parte de la simplicidad para crear una compleja experiencia que llega al paladar gracias a sutiles sensaciones que fluyen desde el momento en que aparece en escena.

Una reinterpretación, constante en el tiempo y el espacio, solo apta para los que se sienten preparados.

Ver nota de cata »

Cuando el destino convoca a los elegidos, solo el pionero responde a la llamada. Una réplica que pasa por abandonar dogmas. Por romper con lo establecido. Por ir más allá.

Por ver donde otros miran.

Oculta en su vasija que luce en opacidad, espera a ser servida. Su temperatura es perfecta, entre 6 y 8 grados. Su corcho pide paso, la niebla que desemboca hace presagiar que algo va a pasar. Su cáliz aguarda en pie para recibirla en caída. Ella rompe contra él, parte de su esencia se convierte en una suave espuma color hueso. Un sutil carbónico aparece y desaparece entre su turbidez. De repente ahí está, sutiles naranjas invaden sus dorados y cobrizos reflejos, por un instante se convierte en una puesta de sol más. Cierro los ojos y lo veo, ni siquiera el cielo tiene límites.

Reposada en su cáliz, muestra sus emociones. Se descubre intensa y compleja en nariz. Desliza sus primeros aromas, cítricos maduros se funden con aromas a cereal crudo, ligeros toques a pimienta vieja realzan la percepción a levadura fresca, que parece quedar agasajada por un abanico floral que nos conecta con sensaciones a campo mojado. Surgen los recuerdos a vegetales de hoja verde, melazas reposadas en toques frutales y tenues tostados. Inspiro y lo percibo, equilibrio como punto de partida.

Ella está viva. Se desliza a través del cáliz llegando a boca. Su textura es delicada y fresca, de suave volumen y elegante burbuja. Su entrada es melosa con toques cítricos en inicio, para pasar a notar su profundidad aromática y gustativa con un paso intenso y concentrado. Su acidez envuelta en destellos confitados crea un paso liviano, que permite abrazar toda su complejidad. Sus reflejos a especias, a azahar caramelizado y a frutos maduros, alcanzan ahora su máxima esplendor.

Queda su alma pero ella ya no está. Desaparece dejando su sutil recuerdo, con una fina amargor que nos deja notar la calidad de sus lúpulos, una oda balsámica, la boca guarda su memoria a través de la extensión de sus botánicos, resulta pulcra. Recuerdo y suspiro, asumir los cambios para ser libre.

Recipiente Red Courtesy fabricado de cristal negro japonés

Cuando el objetivo es trascender, el pionero viaja más allá de si mismo. Intenta llegar donde nadie llegó, conjugando tradición y diseño en una pieza que deja de ser un vaso para convertirse en un cáliz.

Fabricado de cristal negro japonés, esconde el alma de Red Courtesy para que nada distraiga su aroma y sabor cuando su esencia sea liberada.

Desconfía de fórmulas disfrazadas de tendencia y de ideas encorsetadas. Elimina lo superfluo y mira a través de los elementos necesarios. Solo así lograrás que la creación sea relevante. Coherente. Perdurable. Memorable. Equilibrada.

Red Courtesy no puede ni debe tratarse de cualquier manera.
Ni siquiera a la manera de la mejor cerveza. Merece un cuidado, un mimo y unas pautas que la elevan a un espacio superior. No necesita un brindis, porque merece un ritual.

Participar de este ritual de servicio supone asumir que minuciosidad, pausa, tradición y conexión rigen cada uno de los pasos y decisiones del acto, a través de la preparación de sus elementos. Herramientas e ingredientes que, gracias a un cuidado y estudiado diseño, encierran las esencias de un concepto creado para llegar donde ningún otro llegó.

El ritual de servicio transporta a Red Courtesy hacia diferentes caminos sensoriales. Desde una orientación especiada, derivada de la ligera y suave sequedad de la pimienta de Jamaica, a una orientación floral, mediante los matices tostados y melosos que aporta el azahar, pasando por una orientación cítrica, impregnada por la versatilidad de la cidra o la mano de buda.

Matices para aquellos que creen que es posible cambiarlo todo. Para esos que saben que iniciarse es terminar con todo lo que han probado antes.

Ver ritual de servicio »

Al inicio del ritual, elegiremos el tipo de orientación que deseemos para la experiencia, con las siguientes pautas generales y con las sugerencias de armonización que se recomiendan para cada sabor.

Orientación Especiada

Aportaremos a la cerveza matices ligeramente especiados y muy suaves a nuez moscada, pimienta, canela, clavo de olor.

Si queremos darle el matiz a pimienta de Jamaica, debemos frotar unos cuantos granos de pimienta (10/12 unidades será suficiente por servicio) depositados entre las palmas de la mano con la ayuda del Chashaku. Una vez despertado el aroma, los introduciremos en el Chakoshi y pasaremos a través de ellos suficiente cerveza como para llenar aproximadamente la mitad del cáliz, que recibirá la cerveza a través de su paso por el colador sin inclinación alguna.

Armonización Pimienta de Jamaica: Red Courtesy con orientación pimienta, armoniza sutilmente con platos que lleven picantes o especias. Ajo, pimentón, salazones, frutos secos, carnes rojas, sazonadas, en adobo o con salsas. Guisos de carne o pescado. La pimienta de Jamaica, convierte a la experiencia en un paso ligeramente seco muy agradable de seguir bebiendo.

Orientación Cítrica

La cidra aportara matices de limón maduro, pero también de madera, de cereales panificables y un ligero sabor ácido muy agradable y natural.

Para darle un toque cítrico que enfatice su sabor, llenaremos el Chashaku de cidra triturada. La depositaremos en el Chakoshi y verteremos suficiente Red courtesy con el cáliz totalmente erguido. La piel de cidra triturada hará más espuma en la cerveza , pero también potenciará el aroma cítrico dándole un ligero toque ácido muy suave.

Armonización Cidra: Su armonización perfecta es con pescados blancos y azules, arroces, carnes blancas, mariscos, aperitivos, salmueras y encurtidos, escabeches, frituras y tempuras. Verduras plancha y vapor.

Orientación Floral

La flor de azahar deshidratada, nos aportará en Red Courtesy unos matices ligeramente tostados, de caramelo y miel. Toques florales a la vez que cítricos, con recuerdos a naranja amarga.

Los aromas de azahar se potencian aplastando entre los dedos las flores que encontraremos en el natsume, seguidamente depositaremos dos cucharadas del Chashaku en el interior del Chakoshi para verter a través de ellos la cantidad de cerveza suficiente para completar medio cáliz.

Armonización azahar: Queda reservada para gazpachos y cremas frias de verdura. Ensaladas y verduras crudas o cocidas sin salsas, pescados blancos al vapor , quesos, sushi, y recetas con toques dulces.

Vivíamos la libertad como un fin, hasta que la entendimos como un medio. Solo asumiendo ese cambio pudimos borrar todo sedimento, prejuicio o creencia.

Eliminando lo accesorio de nuestra mente, dejaremos de ver el bosque para comenzar a ver los árboles, en un continuo ejercicio por dar sentido allá donde otros miran, pero no ven.

Ikumi Keiki
1854 - 1927

Libertad, equilibrio y futuro como causa. Pausa, minuciosidad, tradición y conexión como efecto. Red Courtesy como resultado.

En un esfuerzo para demostrar que seguimos estando vivos, miramos con valentía al legado de Ikumi y recordamos nuestro deber. Es entonces cuando volvemos a entender quien somos. Su alma, viva en cada uno de los conceptos de Red Courtesy, como punto de partida de cada pieza diseñada, de cada acción ejecutada, de cada decisión tomada. Nos da la oportunidad de sentirnos libres, de conservar el temple que nos mantiene en equilibrio, de entender que el futuro sólo vale la pena cuando es diferente.

Ver carta de Ikumi Keiki »

En honor a Ikumi Keiki 1854-1927, Osaka, Japón.
La persona que inspira cada gota de nuestra esencia, cada trazo de nuestras palabras, cada declaración de nuestra actitud, cada rasgo de nuestros valores y cada decisión de nuestro destino.

一期一会

Poco antes de cerrarse el tratado de paz entre Japón y Rusia en 1905, el país nipón recibió la visita extraoficial del presidente norteamericano Theodore Roosevelt, quien mostró un especial interés en descubrir la cultura y tradiciones del país.

Una mujer llamada Ikumi fue la maestra encargada de revelar algunas de sus muchas costumbres, como la ceremonia del té, el camino de la caligrafía o el camino de la flores. El líder político quedó fascinado por el amplio contenido espiritual de las artes japonesas y por el profundo cúmulo de emociones que éstas emanaban, "desprenden un poder y una atracción que no consigo describir, realmente me han embaucado, aquí hay algo con mucha fuerza que no sé poner en palabras, pero sí puedo sentirlo".

Semanas más tarde llegaba a Japón una petición escrita desde la casa banca, en la que el presidente americano explicaba su admiración y deseo por conocer el significado profundo de lo que aquella mujer le había hecho sentir, buscaba entender esa fuerza que escondían las diferentes formas japonesas, formas que él no había logrado descifrar. El escrito concluía con el muy educado ruego de que fuera personalmente Ikumi la persona que contestara a su carta.

Ésta es la carta original, aunque se asegura que alguna de las partes fueron censuradas por los dirigentes japoneses antes de ser mandada:

Estimado Sr. Roosevelt,

Quedamos hipnotizados por el poderoso y furioso fuego del dragón, y entonces nos perdemos. Olvidamos todo lo que hay detrás de él. Y es justo eso, lo que hay detrás, lo que hace posible que su fuego queme.

No sólo en la humildad implícita del té, en la paciente precisión de la caligrafía o en la armoniosa comunión de las flores, en cualquier otro camino de vida japonés puedes entregarte a la búsqueda de la perfección y cada segundo de tu vida habrá sido obsequiado. Cada movimiento, gesto e instante en estas artes implica la manifestación, el culto y el respeto a nuestros antepasados, a nuestra historia y a nuestra cultura, el respeto a quien somos y a todo lo que nos rodea, a nuestros amigos y a nuestros enemigos, a las decisiones en forma de verso y en forma de rayo con las que el destino nos aguarda, a cada respiración que damos, a cada palabra que pronunciamos, a cada momento que atesoramos. Es la expresión de un homenaje, de una reverencia, de una ceremonia constante a una forma de pensar y de sentir, a una forma de creer y de poder, a una forma de vivir y de morir.

Supone mantener el espíritu de lo que fuimos y pese al tiempo, las circunstancias y los golpes, seguimos siendo. Supone entender el uso de la tenacidad y el coraje en cada batalla de la vida sin perder la honestidad, la justicia, el valor y el amor. Supone transformar el miedo en una cálida brisa, escoger tus acciones por principios y no por temores. Supone liberar la mente de la distracción y habilitarla para lograr la excelencia de todas las cosas. Supone reconocer la armonía, la pureza, la quietud, la humildad, la naturalidad y la profundidad de la belleza suave que la vida imparte en sus infinitas formas. Supone admirar la firmeza y la disciplina, entregarse por completo a un todo de principios morales. Supone fluir junto a los cambios de estación, transformarse en primavera cuando así a de ser o en invierno cuando éste alcanza tus pasos. Supone ser capaz de vivir como si tu cuerpo ya estuviera muerto, y así, poder ser libre en el camino y alcanzar el éxito en tu llamado. Supone la responsabilidad de dar forma a nuestra alma, de mirar el ejemplo de nuestro pasado y volcarlo en nuestro sentir, con la esperanza de redeescubrir nuestro presente y dar sentido a nuestro futuro.

"Me conforta comprender que ya no hay nada. Cortesía al rugido que amenaza al cálido silencio, únicamente el bello latir de una flor primaveral sentirá la fría lluvia de su tormenta".

Sinceramente,
Ikumi Keiki

Poco después, Theodore Roosvelt recibía el Premio Nobel de la Paz por su compromiso y valor en labores de intermediación entre Rusia y Japón. Labores que supusieron el fin de una guerra. Se dice que el presidente volvió a escribir a Ikumi tras el fin del conflicto bélico, agradeciendo sus palabras y asegurando que éstas habían sido un despertar en su consciencia, un inesperado enriquecimiento y una inspiración que jamás dejaría marchar de su lado.

home@redcourtesy.com
+34 603 653 921
C/Pitágoras, 7 Bajo esq. C/Juan de la Cierva
03202 Elche, Alicante (Spain)